¿QUE ESTÁ PASANDO?

GOLPE DE TIMON EN AJUSA: ¿SE PLANTEAN JUBILAR A JOSEMA?

“Josema está que echa chispas”. La frase pertenece a un colaborador cercano al dueño de Ajusa. Y no es para menos, decimos nosotros con la que le está cayendo al pobre hombre (lo de pobre es de espíritu no de bolsillo), sobre todo ahora que se ha sabido que presuntamente la Agencia Tributaria está detrás de todos los movimientos de capitales que ha hecho de unos años a esta parte tras acogerse a la amnistía fiscal, lo que le podría poner en evidencia de nuevo.

No es que el hecho le vaya a hacer un agujero en la cuenta de resultados, sino la repercusión social de saberse que está dentro de los personajes españoles que no fiándose de su país pusieron parte de sus dineros en lugares opacos. A Josema, al Presidente de AJUSA, por tanto, ha venido a mirarle un tuerto que se dice y no gana para disgustos porque otra vez está en la picota pública y a correr de boca en boca en los corrillos de la ciudad, la provincia y España (ya verán como en España también).

Pero si importante es para su currículo que se conozca su catadura moral al frente de sus empresas, peor se le ponen las cosas en su circuito más cercano ya que hemos sabido que se pone en duda la capacidad del patriarca de los Martínez para tomar decisiones. “Está enfermando y ve enemigos por todas las partes”, nos dicen.

En esa conversación se preguntan y se responden si la actitud del empresario y los problemas que está ocasionando a la familia y a la empresa no merece la busca de soluciones. Una duda que alimentan con la posibilidad de estudiar una salida al problema creado. Entre las personas que están convencidas de que Risión 6 es un gasto inútil que les ha puesto contra la sociedad por sus informativos y únicamente genera pérdidas, está su hijo José Manuel, que es incapaz de cambiar el rumbo de tierra quemada que ha tomado su padre.

Según lo que les desvelamos, el resto de la familia está en la tesis de salir del cenagal en donde los ha metido Josema, siendo diana de comentarios nada halagüeños y sintiéndose identificados y objeto de criticas. La pregunta que se hacen es ¿cómo salir? Y aunque nadie se atreve a aportar una solución que pudiera ser traumática para el entorno, lo cierto es que la duda existe. Lo más razonable, se escucha, sería “jubilarlo”.

Seguiremos informando de esta familia de empresarios que ya apenas asiste a eventos, a la que nadie visita en su finca-palacio de Navamarín y que sufre lo innecesario gracias al empresario jefe Josema.

Asociación afectados por atentar contra su dignidad y honor

Comparte esta noticia