JEFAZO HONESTO

QUÉ BONICO, JOSEMA, QUÉ BONICO

 

Qué bonico está besuquear a una empleada aprovechándose del dominio de ser el jefazo. Qué bonico está abusar de los inferiores y encima defenderse diciendo que sólo pretendía felicitarle la navidad. Qué bonico está despedir a la trabajadora porque lo denunció y no accedió a sus vejaciones. Qué bonico está que un empresario, que debería ser modelo para la sociedad, avergüence a su familia con un episodio tan vomitivo. Qué bonico está que luego intente dar lecciones de honestidad y no cumpla el primer requisito de un ser honesto: la integridad. Qué bonico está que se sorprenda de que surja esta web para que se defiendan los que no tienen la voz del dinero. Qué bonico está que someta a familia, amigos, trabajadores, hermanos, conocidos, desconocidos, a su tiranía y crea que la razón le asiste. Qué bonico está que su familia tenga que sufrir el escarnio público del comentario y el señalamiento. Qué bonico está que a su vejez quiera ser el justiciero de una sociedad, la de Albacete, que siempre se condujo por parámetros de cordialidad, concordia y educación. Qué bonico está que todas las mañanas se levante con el vinagre entre sus vísceras y quiera amargar la vida a todo bicho viviente. Qué bonico está que no sepa disfrutar de lo mucho que tiene. Qué bonico está que tampoco le deje disfrutar a sus más cercanos, no sabemos si queridos. Qué bonico está que su megalomanía no le deje poner el pie en la tierra y considere al resto de los mortales sus sirvientes. Qué bonico está que quiera hacer la ley a su antojo y no repare en regatearla a cada momento. Qué bonico está que utilice el dinero para comprar voluntades. Qué bonico está que su corazón sea una caja registradora, que si no suena “clink, clink” no funciona. Qué bonico está que utilice tácticas bolivarianas para purgar a sus mejores empleados, despedidos uno tras otro con acusaciones creadas para la ocasión. Qué bonico está, en fin, que tengamos que gastar el tiempo en contar estas cosas. Qué bonico está que no podamos dedicarlo a hacer el amor y no la guerra. Perdón, perdón, aquí nos equivocamos, Josema lo quiso hacer por navidad y acabó con su entrepierna en los juzgados. ¡Releche! ¡¡¡¡Qué bonico está todo esto!!!!

Asociación afectados por atentar contra su dignidad y honor

Comparte esta noticia